El molino de los secretos

Autor/a Cristina Muñoz | Categoria: Viajes | Publicado el 4 de Diciembre | 0 comentarios

¡Qué fantástico lugar para escaparse y perderse de la vida civilizada! Situado en la provincia de Guadalajara, este molino harinero de 1700, hace pocos años fue totalmente reformado para dedicarse exclusivamente al turismo rural y dejar su viejo oficio para otros más modernizados.

 

En este lugar uno ya ni se acuerda de las lavadoras por poner, la faena pendiente del trabajo o ¡mis niños son hiperactivos y ya no puedo más! ¡Si vienes aquí te lo dejas todo en la puerta! Porque es un viaje que merece la pena y que ayudará a reencontrarte contigo mismo y con tu pareja.

 

El molino de los secretos

 

 

Espacios

 

El molino tiene como habitaciones cuatro suites y tres habitaciones dobles superior integradas cada una con baño particular y bañera.

 

Sus habitaciones no tienen números, sino nombres, y sus nombres, así como sus decoraciones, están inspirados en canciones, más bien conocidas de nuestro tiempo; como por ejemplo, Dile al Sol (esta habitación nos encanta!), Bambú, Rosa de Alejandría, hijo de la luna, hombre lobo en París, cuatro Rosas y Venecia.

 

La verdad es que la decoración de estas habitaciones está compuesta a base de pequeños detalles que hacen de cada una de ellas única e integradora a la canción como bien su nombre puede indicar.

 

Fotografía de la habitación: Dile al Sol

 

Habitación dile al Sol

 

Fotografía de la habitación: Cuatro Rosas

 

Habitación Cuatro Rosas

 

A más a más, el molino no sólo tiene habitaciones sino que se pueden encontrar salones por doquier. Los salones interiores, hay uno inferior y otro superior, están pensados para el relax, ya que cada uno de ellos tiene chimenea, y harán que los ratitos que paséis allí sean inolvidables. Los salones exteriores se pueden encontrar en los 2200 metros de jardines y paseos dónde podréis buscar la paz y la tranquilidad disfrutando del sol de la mañana.

 

¡Si no te fías de lo que te decimos entra y haz la visita virtual!

 

Visita virtual al Molino de los Secretos >>

 

 

 

 

Turismo

 

El molino está situado a 90 km de Madrid y muy, muy cerca del parque natural del Alto Tajo para aquellos amantes de la naturaleza y el senderismo.

 

También, cerca del molino esta el rio Tajo donde se puede disfrutar de un día de pesca inolvidable intentando pescar truchas, barbos, bogas y carpas, pero claro ¡pagando una licencia previa! El molino te ofrece la posibilidad de cocinar lo que hayáis pescado aquella tarde, ¡así que esto es un suma y sigue de experiencias y posibilidades!

 

Si no os gusta tanto el contacto con la naturaleza y sois más de ver pueblecillos o runas, se puede hacer un viaje en el tiempo y visitar las zonas romanas, ya que hay varios pueblos que aún conservan los restos de ciudades importantes como Segóbriga (fotografía) o El Parque Arqueológico de Recópolis.

 

Parque Arqueológico de Segóbriga

 

Los pueblos que envuelven al molino también son para destacar ya que son pueblos llenos de historia que tienen muchas cosas a contar, como puede ser Albalate de Zorita con su fuente de 12 caños del s.XVI o Zorita de Canes con su castillo árabe y los barrios judíos y musulmanes. Este pueblo fue el cuartel general de la orden de Calatrava donde se preparaban para las batallas cristianas de Navas de Tolosa, visitando este fantástico pueblo nos trasladaremos automáticamente a la edad medieval disfrutando de su arquitectura y su historia.

 

Este lugar ha sido la válvula de escape para muchos famosos como pueden ser Mario Vaquerizo y Alaska, o bien el fondo decorativo para muchas sesiones de fotos de modelos para sus books o para grandes marcas.

 

Ahora que lo sabéis, ¿vais a dejar de ir?

 

Ver vuelos baratos >>

 

 

 

 


Escribe tu comentario

Cualquier comentario que envies será moderado.
Utiliza ortografía correcta y se amable si quieres que los demás lo sean contigo.

Toda la información enviada será utilizada únicamente para procesar el comentario y responderlo si fuera el caso. Gracias por participar.