Diez días de “mochileo” por Filipinas

Autor/a Laura Picurelli | Categoria: Viajes | Publicado el 3 de Abril | 0 comentarios

Filipinas es posiblemente uno de esos destinos aún bastante desconocidos, que dejan a uno boquiabierto. Después de haber estado allí con mi pareja y haberse convertido en mi top one de destinos de playa, os propongo este circuito:

 

Mapa filipinas

 

Día 1: Llegada a Manila.

 

Manila es la capital de Filipinas, y por lo tanto el primer destino al que llegaréis en vuestra visita a este maravilloso país, sin embargo no merece que le dediquéis más de un día.

 

Armaros de valor y haced  lo que os propongo: coger un jeepney (bus-coche), visitar Intramuros, probar  la deliciosa comida filipina ( como el adobo o el lechón) en el restaurante Aristokrat, pasar  una tarde relajados en el Wensha Spa (donde contratando un pack por un precio irrisorio os podéis dar masajes, baños, descansar y comer), dar un paseo por la bahía, hacer alguna compra, picar algo por allí mismo y si todavía estáis animados, acercaros al casino.

 

Manila de noche

 

Día 2:  Puerto Princesa (capital de Palawan).

 

Aquí tendréis que llegar en un avión interno desde Manila. Si llegáis por la tarde-noche, recomiendo que vayáis a dar una vuelta por el paseo de la playa y os deis un homenaje de pescado a la brasa en cualquiera de las terrazas que encontraréis.

 

Si os gusta cantar, o simplemente os motiva la idea de pasar un buen rato, preguntad por algún karaoke. Está lleno de ellos, ya que es una afición muy extendida en el país y disfrutaréis viendo la seriedad con la que se lo toman los filipinos.

 

Puerto princesa

 

Día 3: Visita el parque Nacional del río subterráneo.

 

La excursión se hace un poco larga (tierra, mar y aire) pero vale la pena y se puede contratar desde cualquier hotel.

 

Recomiendo que a la vuelta vayáis a cenar a un restaurante llamado “La Terrase”  ¡Todo está delicioso y a un precio fabuloso! Probad el cocodrilo, pues os sorprenderá su sabor.

 

Rio subterraneo

 

Día 4: Excursión a Honda Bay.

 

Tomad un trycicle (como una moto con sidecar) y por unos pocos pesos id a pasar el día a Honda Bay. Desde allí salen barcos a una isla y podeis relajaros y/o hacer algo de snorkel.

 

Viaje a San Vicente. Coged un par de billetes para viajar en furgoneta a San Vicente. El  hecho de ir hacinados en una furgo y que suba un señor con un pollo es una experiencia que no os podéis perder, ya que os puede ocurrir.

 

Mi recomendación es ir  a un hotel  llamado “Peace and Love Resort”. Piscina frente al mar, pizzas  y cócteles buenísimos.

 

Honda Bay

 

Día 5: Visitar San Vicente.

 

En el pueblo descubriréis que no hay nada que  hacer y apenas hay turistas. Pero en eso reside el encanto del lugar. Caminando 2 kilómetros desde el hotel encontraréis una playa virgen  donde relajaros.

 

 

 

 

Día 6: Viaje a El Nido.

 

Hay muchas formas de ir, pero el “Roro bus” es muy barato y vale la pena calidad/precio. (Nunca te aburres en los transportes públicos de este país). Tratad de alojaros en alguna  cabaña frente al mar que esté a poca distancia del pueblo y tened paciencia con los gallos.

 

El nido

 

Día 7: Bucear en el Nido

 

Si sois aficionados a este deporte, o simplemente queréis probar, no dejéis de hacer una inmersión en el Nido. Podréis contratarlo desde cualquier club de buceo.

 

Por la tarde, os recomiendo descansar en la playa donde esté vuestro hotel y  salir a cenar por el pueblo. Veréis que hay infinidad de puestos en la calle donde cenar. Pero recordad llevar dinero en efectivo, porque en el Nido no hay ni un sólo cajero y no suelen aceptar tarjeta en la mayoría de sitios.

 

Palawan

 

Día 8: ¡De excursión!

 

¡Excursión A! Ofrecían las mismas 6 excursiones en todos los locales, pero  la A no defrauda a nadie. Navegar hasta playas preciosas, hacer snorkel en aguas cristalinas, adentrarse en lagunas escondidas en el interior de las montañas y disfrutar una barbacoa en la playa. Todo eso incluye la excursión.

 

Y si  a la vuelta os apetece salir de fiesta, encontraréis ambiente por algunos pubs del pueblo o en el bar Reggae, que hay junto al mar.

 

Día 9: Playa de Cabañas.

 

A unos 10 km del pueblo está  la playa de Cabañas. Negociad con cualquier conductor de trycicle, que por poco dinero os  llevará hasta allí. En la misma playa encontraréis un restaurante con vistas al mar donde comer.

Para despediros del Nido, podéis dar un paseo y comprar algún recuerdo del viaje.

 

Día 10: Viaje de vuelta a Puerto Princesa. Vuelo a Manila y regreso a casa.

 

 

 

 


Escribe tu comentario

Cualquier comentario que envies será moderado.
Utiliza ortografía correcta y se amable si quieres que los demás lo sean contigo.

Toda la información enviada será utilizada únicamente para procesar el comentario y responderlo si fuera el caso. Gracias por participar.