Las vacaciones… ¡si hace por lo menos seis meses que nos fuimos!  Pues no, ¡sólo hace uno o dos!

 

La rutina hace que nos levantemos pronto para ir a trabajar, llegar a casa y tener que hacer la cena y los tuppers para mañana… esas odiosas lavadoras que se acumulan para cuando llega el fin de semana… y cuando llega el fin de semana… buah… otra vez lo mismo, los partidos de futbol, las comidas en familia y si hay suerte puede ser que para romper las actividades fijas de todos los findes, ¡tengáis algo especial que hacer!

 

Pero en definitiva… todos los días son iguales… y lo raro es que pase algo especial…

 

Pareja aburrida de la rutina

 

¡Pues esto no puede ser!

 

No podemos dejar que la monotonía se instale en nuestras vidas, básicamente porque después vienen los problemas de pareja. El aburrimiento y el “todos los días son iguales” provocan que la pareja deje de estar reforzada y sin ningún aliciente exterior, lo que provoca disputas tontas y por motivos que en frio dices… ¿en serio discutimos por esto?

 

Cuando llegamos a este punto acostumbramos a echarle la culpa a nuestra pareja, básicamente porque estamos tan decepcionados de que nuestra vida no sea lo que habíamos planeado que es más fácil recriminar  la culpa al otro que reconocer que la culpa es de los dos.

 

Para intentar combatir esta situación hay que estar los dos de acuerdo en que punto de la relación estáis, tenéis que tener claro y estar de acuerdo de que tenéis trabajar conjuntamente para salir y superar el problema asumiendo que esto también es cosa de dos.

 

 

 

 

Hay que recuperar la ilusión

 

Hay diversas formas de recuperar la ilusión de continuar con tu pareja y con el día a día. Os proponemos algunas actuaciones y actividades para darle vidilla a vuestra relación para salir de esa monotonía que tanto nos desespera.

 

Principalmente hay que echarse un poquito de menos, para darse cuenta que realmente quieres a tu pareja y que el encuentro posterior sea con ganas e ilusión.

 

Para echarse de menos hay que realizar actividades por separado, es decir, que cada uno tenga su espacio, tiempo con sus amistades y familiares, podríamos llamarlo también actividades “Extraescolares” porque en este espacio podréis dedicarlo para realizar aquellas actividades que tantas ganas tenéis: deportes varios, gimnasio, patchwork, ganchillo, pintura…

 

Amiga haciendo yoga

 

Otra actuación que crea alicientes para el fin de semana es realizar una lista de excursiones o lugares que os gustaría visitar y sobretodo… ¡hacedlo!... que no se quede únicamente en  una lista metida en un cajón.

 

Habrá que respetar los lugares que nuestra pareja quiera visitar aunque a nosotros nos parezca la cosa más aburrida del mundo, quizás mañana iréis a un lugar dónde a tu pareja no le guste nada, hoy por él o ella mañana por ti, la idea es realizar actividades diversas y pasar tiempo juntos.

 

 

 

 

También se puede pasar el tiempo con grupos de amigos para así poder ver otros puntos de vista, comparar opiniones y comunicarnos con otras personas. Estaremos adquiriendo cultura y posteriores temas de conversación con nuestra pareja, ya que después podréis poner vuestros puntos de vista en común.

 

El factor sorpresa tiene un peso importante, hay que sorprender a la pareja con pequeñas cosas. Estas cosas no hacen falta que sean materiales, pueden ser por ejemplo una cena romántica, el desayuno en la cama, una conversación  interesante o dejada en el tintero hace tiempo o un juego erótico atrevido, divertido o inusual. Esos los podréis adquirir sin problema en los sex-shop o ¡hay millones de ideas por Internet!

 

Desayuno en la cama

 

Pero sobretodo no penséis que sois la única pareja en el mundo que esta aburrida en sus actividades de fin de semana porque esto… ¡hasta en las mejores casas pasa! Así que venga, ánimos y ¡a destruir la rutina!