Los pactos: base de la convivencia

Autor/a Sílvia Catalán | Categoria: Temas variados | Publicado el 16 de Mayo | 0 comentarios

Convivir en pareja es una aventura apasionante, para muchos, la única manera de descubrir exactamente a quién tienes al lado.

 

Y es que convivir durante un tiempo con alguien significa compartir muchas horas, muchos espacios y muchas experiencias. Y a no ser que tengáis la suerte de vivir en un palacio, lo más probable es que el espacio del que disponéis sea limitado, cosa que acentúa la convivencia para bien y para mal.

 

Pareja viviendo juntos

 

Con la convivencia puedes descubrir cómo aquellas pequeñas cosas de tu pareja que al principio te parecían tan adorables de repente se vayan convirtiendo en algo cada vez más molesto. O al revés, darte cuenta de que la persona con la que compartes tu momento actual es un hacha en la cocina, o planchando o haciendo que un sábado por la tarde en casa sea una fiesta.

 

Hay que tener en cuenta que cada uno de los miembros de la pareja aporta muchas cosas diferentes a la convivencia, cada uno lleva su particular "mochila de experiencias" cargada de "esto se hace así", "las cosas van aquí" o "los horarios son estos". Ponerse de acuerdo muchas veces puede resultar difícil, pero si no llegamos a un pacto, corremos el peligro de acabar sumergidos en una convivencia insoportable.

 

 

 

 

¿Qué cosas hay que pactar en una relación de pareja?

 

Cuando hay convivencia entre dos o más personas es importante marcar unas normas básicas de casa. Esto no se suele hacer porque entendemos que cuando hay amor "lo mismo da si se lavan los platos ahora o mañana por la mañana". Efectivamente. Mientras dura la fase de enamoramiento estos pequeños detalles nos dan igual, porque todo lo demás compensa y porque nuestros cuerpos están llenos de hormonas de la felicidad.

 

Pero llega un momento en que nos desquicia que los platos no se laven justo después de las comidas, o que nuestra pareja se pasee con su pijama viejísimo todo el día por casa.

 

Así pues, será necesario que todo aquello que creamos que puede ser susceptible de crear desacuerdos se pacte adecuadamente.

 

Pareja lavando platos

 

 

¿Cómo hacer un pacto de convivencia con mi pareja?

 

Para empezar debéis tener ambos bien claro la necesidad y la utilidad de este pacto. Fíjate que hablamos de "pacto" y no de "contrato". Es decir, no estáis firmando una sentencia en firma con implicaciones legales, por supuesto, estáis simplemente sentando las bases para una convivencia plácida para ambos.

 

Aquí van algunos consejos para que hacer los pactos sea más sencillo:

 

  • Escoged un momento en el que estéis de buen humor: no intentéis pactar cuando uno de los dos está enfadado o molesto, las emociones negativas nos hacen pensar negativamente y no vamos a poder llegar a ningún acuerdo.
  • Programad el momento del pacto: como si fuera una reunión. Poned una fecha y una hora y comprometeos a estar los dos disponibles para poder hablar y negociar. 
  • Llevad una "orden del día": a esa reunión tenéis que llevar las bases de vuestra propuesta, por ejemplo: "llevar el pijama solo cuando vas a dormir".
  • Recordad que la persona que tenéis delante es vuestra pareja: la habéis escogido a ella por delante de cualquier otra persona, la queréis y estáis conviviendo con ella porque realmente os apetece (aunque a veces se os olvide por qué). No lo perdáis de vista cuando lleguéis al momento de la negociación.
  • Intentad entender al otro: si os está pidiendo una cosa es porque realmente es importante para él o para ella, por lo que debemos partir de la base del respeto e intentar negociar algo con lo que podamos hacer que la convivencia sea más agradable, por ejemplo: "llevaré el pijama solo cuando vaya a dormir y los domingos hasta la hora de comer".
  • Sellad los pactos con una fiesta. No hace falta que sea el macro festival del año, pero sí que debéis sellarlo con algo especial: una buena cena, un revolcón, un abrazo intenso, una nota recordándoos cuánto os queréis...

 

Y lo último y lo más importante: recordad, aquí no hay vencedores o vencidos. Ambos estáis trabajando para construir una convivencia en común, una convivencia que debe ser agradable para los dos.

 

Estáis construyendo algo que es tanto para vosotros como para el otro, más vale construirlo bien,¿ no?  

 

 

 

 


Escribe tu comentario

Cualquier comentario que envies será moderado.
Utiliza ortografía correcta y se amable si quieres que los demás lo sean contigo.

Toda la información enviada será utilizada únicamente para procesar el comentario y responderlo si fuera el caso. Gracias por participar.