El verano y los problemas de pareja

Autor/a Cristina Muñoz | Categoria: Temas variados | Publicado el 25 de Julio | 0 comentarios

De estar unas horitas al día con tu pareja a pasar tantas horas, acostumbrados a vuestra rutina de trabajo, casa y cama a hacer un montón de actividades juntos… Todo esto puede influir en vuestra relación de pareja.

 

Cuando llega Septiembre, un gran número de parejas deciden separarse porque se han dado cuenta durante las vacaciones de que su relación ya no tenía sentido y que ha cambiado mucho respecto al principio.

 

Hay que decir que cuando llega el verano, aquellas parejas que durante todo el año han ido hablando sus problemas y diferencias, no dejándolos en el tintero, el verano sirve para fortificar su relación y hacerla más solida, pero aquellas parejas que no han hablado de sus diferencias, problemas y situaciones emocionales el verano puede ser una verdadera bomba mortal.

 

¿Por qué?

 

Convivencia en parejaLas parejas que han tenido comunicación durante el año, que a más a más de su estrés y ansiedad diaria han encontrado ganas y tiempo para solventar sus diferencias, cuando llegan las vacaciones no tienen nada de qué hablar, ¡sólo les queda el disfrutar y disfrutarse mutuamente!  

 

No se pelearan por pequeñas cosas con ese tono de resentimiento, sacando los trapos sucios de hace 6 meses atrás, sino que todo su tiempo lo dedicaran a disfrutar de sus vacaciones, actividades y su tiempo en pareja, familia y amigos.

 

Pero aquellas parejas que durante el año no han tenido las conversaciones propias de convivencia, diferencias o desacuerdos, cuando llega el verano y con ello el tiempo para pensar en ellos mismos y en su situación de pareja, se pueden dar cuenta de que su relación sentimental realmente está mal

 

¡Qué no quiere decir que no se quieran!

 

Pero que esa complicidad que con una mirada se decía todo, la intimidad y la pasión se ha ido a dar un paseo bien lejos de donde están ellos, la confianza ya no es lo que era… que ahora prefieren llamar a su mamá o papá antes que hablarlo con su compañero/a.

 

Todo esto son indicadores de que la cosa no está bien y que hay que poner todas las cartas encima de la mesa para encontrar una solución a esta situación ¡ya que no es plato de buen gusto de nadie!

 





Para superar el problema

 

Lo primero que hay que hacer es reestructurar las ideas de vuestra cabecita embotada y desorientada.

 

Os podéis hacer una serie de preguntas:

 

  • ¿Cómo hemos llegado hasta aquí?
  • ¿Cuál es nuestro principal problema?
  • ¿Qué es lo que nos molesta el uno del otro?
  • ¿Qué solución tienen nuestros problemas?
  • ¿Nos queremos de verdad?
  • ¿Por qué estamos juntos?

 

Intentad dar respuesta a estas preguntas y cualquiera que surja mientras estáis hablando. Una vez planteadas, hablad hasta que lleguéis a una conclusión y si realmente deseáis continuar hacia adelante con vuestra relación. No tengáis miedo a exponer vuestros sentimientos de forma clara y sincera, pensad que el miedo al cambio es algo innato en el ser humano.

 

Pero se supone que la solución que hayáis escogido entre los dos es para ser más felices a largo plazo.

 

Algunos consejillos para disfrutar el verano sin problemas

 

Amigas de comprasTener más tiempo libre no significa pasarlo todo enterito con tu pareja. ¿Por qué no te dedicas algo de tiempo a ti? Un paseo por ese lugar que tanto te gusta, una cervecita en una terraza leyendo el periódico, o ir a disfrutar las rebajas a probarte modelitos que quizás nunca te compres, pero los disfrutas mirando lo bien que te quedan.

 

Es importante dedicarse algo de tiempo a vosotros para “encontrarnos con nosotros mismos” y descansar de la saturación de personas y actividades en grupo.

 

Intentar recuperar el contacto con los amigos que durante el año es tan difícil coincidir con ellos, pero eso tampoco significa que tengáis que ir los dos. Tener una noche de chicos y decidir que chica es la más guapa de toda la fiesta, o salir con la bici a hacer la cabra por ahí, también irá bien para ti, tu relación con los amigotes y con tu pareja.

 

¡Pero eh! Vosotras no dejéis de salir con las chicas, aprovechad que ellos se han ido a hacer las cabras ¡para ir a hacer aquello que más os guste todas juntas!

 

Repetimos: el verano no es estar 100% de tu tiempo libre con tu pareja. Dedicalo a hacer aquello que más te guste con tu gente, dividiéndote para todo el mundo, incluso para ti mismo/a.